Un futuro sostenible: el agua

Ya hace un año que decidimos poner en marcha un cambio estratégico de gran envergadura. En 2019 establecimos, en Papresa, diversificar nuestra producción y dejar de centrarnos de forma exclusiva a la fabricación de papel prensa. Esto significa que, en dos de las tres máquinas de producción pasarán a fabricar papel de embalaje.

Este cambio supone una trasformación radical de la gestión ambiental de la empresa hacia un modelo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Para ello ha sido necesario afrontar, entre otros, un gran reto: la transformación integral del sistema de tratamiento y gestión del agua.

Como se recoge en la nueva Autorización Ambiental Integrada (AAI) recientemente otorgada por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, la nueva planta de tratamiento incorporará, adicionalmente a las instalaciones ya existentes, un reactor biológico anaeróbico de lecho granular (nombre comercial IC). Este reactor ha sido diseñado por la empresa holandesa Paques, líder mundial en el tratamiento de aguas de empresas de pasta y papel, y construido por la ingeniería Cadagua, que ha realizado más de 60 instalaciones de este tipo en el Estado español.

El ciclo del agua

Para llegar a esta solución, hemos invertido más de dos años en realizar estudios y pruebas experimentales con las aguas residuales de las diferentes máquinas de papel. Gracias a la nueva planta de tratamiento de aguas, actualmente en construcción, se eliminará en fábrica más del 85% de la contaminación del agua (mayoritariamente materia orgánica proveniente del papel reciclado que se emplea como materia prima en la nueva producción).

Posteriormente, el agua será vertida al colector de Aguas del Añarbe y recibirá una última depuración en la Estación de Depuración de Aguas Residuales urbanas (EDAR) de Loiola para, finalmente y una vez eliminada toda la materia orgánica biodegradable del agua, ser vertida por el emisario eubmarino al mar Cantábrico, frente a las laderas del monte Ulía. De esta manera, el agua residual de la fabricación de papel es totalmente depurada antes de ser devuelta al mar.

Biogas verde

Adicionalmente, el nuevo Reactor Anaerobio IC instalado en fábrica, que opera sin consumo energético, transforma la materia orgánica en gas metano que, tras un tratamiento posterior en nuestra misma depuradora, es transformado en Biogas Verde, sustitutivo del gas natural fósil actualmente consumido por la fábrica. De esta manera se reduce en más de un 25% nuestra huella de carbono.

Esta nueva instalación nos permitirá cumplir con las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs) del sector de pasta y papel y nos situará en el mapa europeo de sostenibilidad y generación de energías alternativas. De esta manera se asegura el futuro de la fábrica y, junto con otras inversiones en curso, nos colocará como una de las fábricas punteras en Europa en fabricación de papel embalaje..